El responsable de una firma audiovisual declara voluntariamente ante el juez como testigo que lo mismo ocurrió con el gran contrato captado en Valencia por Gürtel